Gastronomía

Menú del día: bocadillo de La Pascuala (bodega)

Bodega La Pascuala (Cabanyal Valencia). Foto de Manolo Guallart.
Bodega La Pascuala (Cabanyal Valencia). Foto de Manolo Guallart.

Puede parecer exagerado pero no lo es. Para vivir la experiencia integral de comerse un bocadillo en la bodega “La Pascuala” hay que llegar a buena hora y sin haber desayunado, dar tu nombre para entrar en una lista manual que ya lleva una hoja de libreta e imaginar varias veces que suena tu nombre.

Una vez dentro tu mirada se dirige hacia el gran barril que preside la barra principal, acotado por botellas de coñac y de ginebra. Pero sólo se trata de un segundo, porque sientes que todo a tu alrededor son bocadillos de gran tamaño en manos de otros clientes.

Bodega La Pascuala (Cabanyal Valencia). Foto de Manolo Guallart.
Bodega La Pascuala (Cabanyal Valencia). Foto de Manolo Guallart.
Olivas y cacaos (bodega La Pascuala). Foto de Manolo Guallart.
Olivas y cacaos (bodega La Pascuala). Foto de Manolo Guallart.

Llegado el turno, sobre la mesita de mármol antiguo (casa fundada en 1921 por Pascuala Vives Silvestre y Romualdo García Santa Cruz) aparece en pocos segundos la tradicional ración conjunta de olivas con hueso y cacao con cáscara; ideal para tomar la carta de almuerzos escrita a mano.

Hay un bocadillo en honor a la fundadora Pascuala, con lomo, beicon, cebolla, queso y tomate. Lo tengo claro, es el mío. Otro, el “súper”, lleva carne de caballo y el resto similar. También hay queso fresco, huevos fritos, sobrasada, anchoas y tortillas variadas. El caso es que los camareros pasan y vuelven a pasar con infinitos pedidos.

Bocadillo "súper" (Bodega La Pascuala). Foto de Manolo Guallart.
Bocadillo “súper” (Bodega La Pascuala). Foto de Manolo Guallart.
Bocadillo "barrilete" (Bodega La Pascuala). Foto de Manolo Guallart.
Bocadillo “barrilete” (Bodega La Pascuala). Foto de Manolo Guallart.
Bocadillo "Pascuala" (Bodega La Pascuala). Foto de Manolo Guallart.
Bocadillo “Pascuala” (Bodega La Pascuala). Foto de Manolo Guallart.

Para beber, vino con gaseosa. Llega el bocadillo y son cuarenta centímetros de pan tierno con todo lo ya descrito. De este modo, planteado como menú del día, poco a poco  queda cumplido el objetivo. Es el momento de un café, pero la tradición es tomarse un cremaet, con un coñac quemado y su grano de café en la taza.

Sólo queda la despedida de la antigua bodega Casa Boix -donde hacían parada obligada los antiguos estibadores del puerto de Valencia-. Siempre está la opción de seguir comiendo durante el resto del día, pero ciertamente un almuerzo en La Pascuala condiciona el resto de la jornada.

"Cremaet" en bodega La Pascuala. Foto de Manolo Guallart.
“Cremaet” en bodega La Pascuala. Foto de Manolo Guallart.

 

Bodega LA PASCUALA. Calle Eugenia Viñas, 177 El Cabanyal (Valencia)

Previous post

La Virgen de los Desamparados vuelve a Benicalap y Campanar

Next post

Por la señal de la Santa Cruz que nos une. VI Salón de Cruces en Cañamelar

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *