PersonajesTradiciones

Muere Fray Conrado, el capuchino de los pobres en Valencia

IMG_8994-2

En el atardecer del día 10 de octubre entregaba la vida Fray Conrado, el fraile capuchino valenciano conocido por su labor desde la portería del convento de San José (Cirilo Amorós, 67) a favor de las personas más desfavorecidas de Valencia. Su labor, con el apoyo de la asociación de Amigos de San Antonio de Pádua que fundó, permitía -además de otros muchos fines- que más de 200 familia acudieran cada primer martes de mes al convento para sus atenciones.

A sus 89 años, deja un legado de obras desde la humildad y la pobreza personal, ya que compartía providencia y donativos con los necesitados. Dos décadas realizando belenes con materiales de desecho y objetos inservibles, con el deseo de llevar a Jesús Niño en el portal de Belén a todo el mundo.

Funeral de Fray Conrado Estruch presidido por el obispo auxiliar de Valencia Esteban Escudero. Foto de Manolo Guallart.
Funeral de Fray Conrado Estruch presidido por el obispo auxiliar de Valencia Esteban Escudero. Foto de Manolo Guallart.

Su misa exequial fue oficiada por el obispo auxiliar Esteban Escudero en la iglesia del convento donde recibió el homenaje más sentido de ciento de personas.

Como homenaje a este fraile bueno, quiero reproducir en este espacio la entrevista que permitió en diciembre de 2013.

Gracias, hermano Conrado, por un auténtico testimonio de vida cristiana.

 

Fray Conrado Estruch con el fotógrafo Manolo Guallart en el santuario Nuestra Señora de Lourdes en 2007.
Fray Conrado Estruch con el fotógrafo Manolo Guallart en el santuario Nuestra Señora de Lourdes en 2007.

ENTREVISTA A FRAY CONRADO (realizada por Manolo Guallart en la portería del convento de San José de Valencia)

Es una fría tarde de otoño en Valencia. A pocos metros del convento de San José (c/ Cirilo Amorós, 67) cruzo un nuevo paso de peatones con la mente en Fray Conrado. Son muchos años visitándole en la portería de su casa espiritual, pero esta vez quiero hacerle una entrevista íntima, de amigo a amigo, para poder contar la experiencia de este humilde fraile con sus propias palabras.

 Me recibe como siempre con la sonrisa en su rostro, como un padre y un hermano a la vez, con los brazos abiertos para fundirse conmigo en un gran abrazo. Tomo la iniciativa y ahí comienza una conversación muy personal que generosamente acepta sea pública.

Fray Conrado: ¿cuántos años tiene?

– tengo 87 años, del mes de abril

¿Qué recuerda de su juventud cuando se fue de casa para hacerse fraile?

– tenía poco más de veinte años. Me marché a las cuatro de la madrugada con una pequeña maleta y tardé dos horas largas en llegar al convento de l´Olleria.

¿Siempre ha sido fraile portero?

– ¡Qué va! He sido fraile cocinero, barrededero, limpiador…y ahora soy portero.

¿Desde cuándo es su interés por los pobres?

– Desde siempre. Atiendo a las personas que llegan por aquí, pero si no vienen también he ido a buscarlos.

Exposición mariana-franciscana en 2005, obra de Fray Conrado Estruch. Foto de Manolo Guallart.
Exposición mariana-franciscana en 2005, obra de Fray Conrado Estruch. Foto de Manolo Guallart.

 

Sé que ha hecho muchos rosarios…

– Muchos, muchos. Hay personas a las que les gustan y se los quedan dando dinero, que luego es para los que más lo necesitan.

¿Qué hace los con Amigos de San Antonio?

– Tenemos una hora semanal (los martes) de oración juntos. También trabajamos para atender a los pobres.

Fray Conrado es conocido por los belenes con materiales reciclados que desde hace muchísimos años va haciendo durante todo el año y cada seis de diciembre expone y muchas personas compran para ayudar a esta acción solidaria permanente.

Exposición Belenes Fray Conrado¿Qué vale un belén hecho por usted?

– Nada, lo que quieran dar. Y con el dinero ayudamos a muchas personas. En Suramérica hemos hecho escuelas y pozos. También para los necesitados de Valencia.

Cualquier elemento inesperado sirve como base para hacer un belén. Móviles, zapatillas, máquinas de coser, piñas, barcos de juguete, raquetas de tenis, paellas…

– Sí, mira éste es con un huevo (me lo enseña). Esto es una pieza de la reparación de un ascensor que no servía y pensé: “pues haremos un belén…”

Además de religiosos capuchinos y provinciales de su orden, el cardenal Agustín García-Gasco y el arzobispo Carlos Osoro han bendecido los más de mil belenes que cada año presenta en el sótano del convento. ¿Tan importante es Fray Conrado?

– No, no, para nada. Lo importante es el amor de Dios y su piedad en mí. Eso es lo importante.

Fray Conrado Estruch acompaña al arzobispo de Valencia Carlos Osoro en la bendición de belenes solidarios de 2013. Foto de Manolo Guallart.
Fray Conrado Estruch acompaña al arzobispo de Valencia Carlos Osoro en la bendición de belenes solidarios de 2013. Foto de Manolo Guallart.

 

¿Puede recordarme ese lema que tanto le gusta decir sobre trabajar para los demás?

– “Manos que no dáis…qué esperáis”, claro. Es Dios en mí el que me ayuda a vivir en los demás. Siempre ha sido así…de pequeño, de joven y ahora también. Hago los belenes como los hacen los niños…

 

 

La conversación fluye con gran armonía. Percibo que este anciano fraile responde con facilidad a mis cuestiones; siento que habla con el corazón abierto y es tal su franqueza que tomo la decisión de hacerle preguntas más comprometidas.

 Fray Conrado, ¿qué le pide a la vida?

– Dar amor a los demás, caridad. Si damos amor, damos a Dios.

¿Qué piensa cuando le dan uno de esos premios que le han llegado en esos últimos años?

– Pienso que ese premio no es mío, es de todos los Amigos de San Antonio. Esto es una obra en la que está Cristo en todo y en todos, ¿sabes?

¿Cómo va su salud?

– Pues como toca con la edad, yo no tengo problemas en eso. Hace unos días un señor me preguntó: “¿Yo qué tengo que hacer para ser feliz como tú?” Y yo le dije: acepte la realidad de la vida, con sus alegrías y con sus problemas.

Le pido disculpas para esta pregunta. Si supiera que le queda un día de vida, ¿cómo lo viviría?

– Igual, igual, igual. Todos los días estoy esperando la muerte, sabiendo que puede llegar en cualquier momento. Estoy contentísimo con lo que me ha dado la vida, yo vivo para el cielo. Cuando llegue, seguro que el Señor me llevará a buen sitio.

¿Cree que en estos 87 años ha podido cumplir con su manera de vivir esa parte del “Padrenuestro” que dice “venga a nosotros tu Reino”?

– Pues sí, porque el Reino de Cristo es hacer el bien a los demás. Y siempre que te entregas a los demás estás dando a Dios.

Ahora quiero que me hable de la Virgen de los Desamparados en Valencia.

– Maravillosa, Madre mía. Mi oración a la Virgen es siempre de darle gracias por todo lo que está haciendo el Señor conmigo. Voy a verla, pero también siento que la tengo aquí: vienen a pedir limosna una madre y dos chiquillos…ahí está la Virgen que viene a verme en esa persona.

Recuerdo cuando le conocí en la procesión del Corpus. Y de pronto dejó de ir. ¿Por qué?

– Pues pasó que había personas que me reconocían y llamaba la atención. Incluso un periodista llegó a decir que yo era un  santo y para mí lo importante era que un poco detrás iba el Santísimo.

¿Podría decirme dos palabras para vivir y ser feliz?

– Dando a Dios a los demás. Cuando haces una obra de caridad, lo que das es a Dios mismo.

Cómo le gustaría ser recordado?

– como una persona normal y nada más (agacha la cabeza y hace silencio).

El lema de Fray Conrado Estruch: "Manos que no dáis, ¿qué esperáis?". Foto de Manolo Guallart.
El lema de Fray Conrado Estruch: “Manos que no dáis, ¿qué esperáis?”. Foto de Manolo Guallart.

 No quiero terminar sin más este afortunado encuentro con Fray Conrado y para despedirme le propongo rezar juntos un “Ave María”. Pero le parece poco y me sugiere que recemos el “Ángelus”, tal vez su oración preferida. Sin pensarlo, comienza con gran soltura y yo le acompaño. Momentos de profundidad espiritual que vivo a su lado aprendiendo de su gran experiencia mística. Y sigue haciendo oración en voz alta:

-“Señor, lléname de tu Vida, lléname de tu Amor. Señor, recibe toda mi vida, recibe todo mi amor.”

 Un abrazo y una afectuosa despedida de Fray Conrado tienen un valor fuera de lo común. Un rato de intimidad en la portería del convento que es su hogar resulta motivador para vivir la Navidad y aún más la vida cotidiana con un sentido de la realidad que vale la pena meditar.

¿Cómo agradecerle su disponibilidad y cercanía en cada respuesta a tantas cuestiones vitales planteadas? Ése es el sentido de publicar este documento, para mí un claro testimonio de fe, esperanza y caridad.

Manol Guallart

 

VIDEO HOMENAJE A FRAY CONRADO ESTRUCH

(Realizado por el Servicio Audiovisual Diocesano del Arzobispado de Valencia)

Fray Conrado (datos biográficos)
— Juan Bautista Estruch el 23 de marzo de 1926 en Ador (comarca de La Sabor de Valencia). A los 20 años entra en la Congregación Mariana. A finales 1949 marcha al convento de l´Olleria para Toma los hábitos en 1950. En la festividad de San Francisco de Asís de 1951 profesa sus votos temporales con el nombre de Conrado María. A los 28 años, en 1954, profesa los votos perpetuos. Es destinado como limosnero en la Vega de Gandía. Desde 1957 y hasta su fallecimiento permanece en la portería del convento de San José en Valencia. A inicios de 1970 funda la asociación de Amigos de San Antonio para atender a personas sin recursos. Muere el 10 de octubre de 2015.
Previous post

La pirotecnia Europlá ilumina la madrugada del 9 d`octubre en Valencia

Next post

Valencia, 9 de octubre en la Catedral metropolitana

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *