FALLAS

Un jurado independiente, artístico y fallero elige las Fallas Municipales de Valencia 2018

Hoy acaba el plazo para presentar candidaturas para el desarrollo de los monumentos -grande e infantil- que engalanarán la plaza del Ayuntamiento en las Fallas de 2018

Hoy miércoles concluye el plazo para que artistas o equipos de artistas interesados en plantar las fallas municipales de 2018 presenten sus candidaturas. Por segundo año consecutivo la decisión final será tomada por un jurado sin voto político.

“Los tiempos en que las fallas municipales las escogían los concejales y concejalas del Partido Popular se han acabado. Este año tampoco habrá ningún voto político en la toma de la decisión de cuáles serán las fallas que se plantarán en la Plaça de l’Ajuntament y el jurado será, por tanto, independiente, además de artístico y fallero”, ha explicado el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, en relación a un jurado cuyos integrantes serán propuestos por entidades relacionadas con las Fallas y con las artes plásticas.

La Federación de Fallas con Especial Ingenio y Gracia, la Interagrupación de Fallas, el Gremio de Artistas Falleros, el Círculo de Bellas Artes y la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana harán sus propuestas para formar el jurado que seleccionará la falla grande municipal del año que viene.

Respecto a la elección de la falla infantil municipal las personas que integrarán el jurado serán propuestas por las Fallas I+E, la Interagrupación de Fallas, el Gremio de Artistas Falleros, la Asociación Profesional de Ilustradores Valencianos y FULL (Fundación por el Libro y la Lectura).

Miguel Hache plantarà la falla infantil municipal de 2018

El proyecto presentado por el joven artista fallero Miguel Hernández -conocido por Miguel H- ha sido el escogido para plantar la falla infantil municipal de 2018. Miguel Hernández Agüelo (València, 1984) ha estudiado el grado de Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia, la Universidad de Barcelona y la UNAM de México, y ha ganado el 5º premio de la Sección Especial tanto este año -con la Falla Malvarrosa – Ponz – Cavite– como el pasado, cuando además obtuvo por parte del Círculo de Bellas Artes el premio a la mejor falla infantil y el ninot indultat. Reyes Pe colabora en el vestuario de su proyecto, que ha sido elegido por el jurado por unanimidad.

Un jurado integrado por Nicolás Garcés, delegado de medios de comunicación de la Interagrupación de Fallas, arquitecto técnico por la UPV y responsable de diversos cargos en la comisión de Nou Campanar, en la Federació de Falles Benicalap-Campanar y en la Interagrupación de Fallas, que es quien lo ha propuesto; Pepa Gómez, licenciada en periodismo y ciencias políticas y presidenta de la Falla Borrull – Socors, a propuesta de Falles I+E; Daniel López, artista fallero especialista en pintura, responsable de fallas en solitario como la conmemorativa del bicentenario de la Revolución Francesa y colaborador en fallas municipales y de la Sección Especial, algunas de ellas ganadoras del primer premio, a propuesta del Gremi Artesà d’Artistes Fallers; en representación de la Associació Professional d’Il·lustradors Valencians, Núria Tamarit, graduada en Bellas Artes y profesional de la ilustración editorial y el cómic además de responsable de diversas exposiciones en librerías tanto locales como de otros países, y Teresa Val, en representación de FULL, la Fundació pel Llibre i la Lectura, de la que es coordinadora de proyectos. FULL está integrada por representantes del sector y tiene como objetivo promover el libro y la lectura como instrumentos de difusión y transmisión de la cultura, así como elementos de desarrollo y progreso personal y social.

Las personas responsables de las diversas candidaturas han podido explicar sus proyectos y han respondido las preguntas de los integrantes del Jurado. Garcés ha afirmado que “el proyecto ha convencido al jurado porque aprovecha una obra literaria, como El Principito, con carácter universal e imprescindible para cualquier niño o adulto” y también ha destacado la trayectoria del artista. En la misma línea, Val ha destacado “los valores que transmite una obra de la literatura universal” y ha afirmado que “el artista puede sacar mucho partido estético de una historia tan contundente”.

Este proceso de selección de las fallas municipales se repite por segundo año consecutivo. En las dos ocasiones sus bases han sido consensuadas con el Gremio de Artistas Falleros y como resultado se han presentado al menos tres veces más candidaturas que en el último año del mandato anterior, una cuestión por la cual el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, ha mostrado su satisfacción dado “el interés despertado entre artistas falleros por las fallas municipales”.

Próximamente habrá un acto específico para la presentación pública del proyecto para la falla infantil municipal del año que viene.

Latorre y Sanz y el diseñador internacional Okuda plantarán la falla grande municipal de 2018

El proyecto presentado por los artistas falleros José Latorre y Gabriel Sanz ha sido el seleccionado para plantar la falla grande municipal de 2018. Latorre (València, 1962) planta fallas desde 1981 y desde 2001 hasta 2013 fue el maestro mayor del Gremio de Artistas Falleros y presidente de la Federación de Artistas Falleros y Hogueras de la Comunitat Valenciana. Desde 1987 su trabajo va asociado al de Sanz (Cuenca, 1959), que desde muy joven inició su trayectoria profesional en el taller de los hermanos Sánchez y en la actualidad es secretario de la Cooperativa de Artistas Falleros. Ambos ya plantaron la falla grande municipal el año 2008, por lo que la del año que viene será su segunda falla en la Plaça de l’Ajuntament de València.

El jurado ha seleccionado por unanimidad este proyecto que contará con la colaboración de un diseñador de renombre internacional, Okuda San Miguel (Santander, 1980), licenciado en Bellas Artes, con trabajos de arte urbano reconocidos desde 1997 y con una evolución desde 2009 que le llevan a unas estructuras geométricas multicolores muy características, en ocasiones catalogadas como surrealismo pop con esencia de la calle, y que tratan contradicciones sobre el universo, el sentido de la vida, la conexión entre las raíces y la modernidad o el capitalismo. Sus obras pueden disfrutarse en galerías y espacios urbanos de países de todo el mundo como los Estados Unidos, Brasil, la India o Sudáfrica.

El jurado que ha seleccionado la falla grande municipal del año que viene lo han integrado: Amparo Díaz, profesora titular de escuela universitaria, miembro del equipo Totfalles, colaboradora fundadora de la revista Cendra y participante en El Turista Fallero, responsable además de diversos cargos en diferentes comisiones falleras, a propuesta de la Interagrupación de Fallas; Ramon Lluch, licenciado en medicina y cirugía por la Universitat de València, expresidente de la comisión Doctor Manuel Candela – Beatriu Tortosa y fallero en la actualidad de la comisión Sapadors – Vicent Lleó, por designación de la Federación de Fallas con Especial Ingenio y Gracia, de la que es presidente desde su creación en 2004; María Jesús Giménez Pinto, artista fallera y pintora de algunas fallas, licenciada en Bellas Artes y profesora del ciclo formativo de técnico superior en artista fallero y construcción de escenografías, en representación del Gremio de Artistas Falleros; Sebastián Alós, responsable del desarrollo de diversos proyectos de identidad corporativa, diseño de producto y editorial y cuyo trabajo forma parte de colecciones permanentes del Museo de Diseño y el Museo de las Artes Decorativas de Barcelona, del Museo del Cartel de Wilánow de Varsovia (Polonia) o del Tate Archive Poster Collection de la Tate Gallery de Londres (Reino Unido), a propuesta de la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana, de la que forma parte al igual que del Bureau of European Designers Association (BEDA) y Fomento de las Artes y del Diseño (FAD); y Aurelio Doménech, graduado en Bellas Artes y museólogo, responsable de trabajos de asesoramiento cultural en diversos ayuntamientos y de diseños museográficos en instituciones como el Museo Valenciano de Etnología, por designación del Círculo de Bellas Artes, del que es secretario.

En un proceso igual que el realizado ayer para seleccionar la falla infantil municipal del año que viene, las personas responsables de las candidaturas presentadas para plantar la falla grande de 2018 han podido explicar sus proyectos y han respondido a las preguntas de los integrantes del jurado, que han escogido el proyecto de Latorre y Sanz pero que al tiempo han destacado la gran calidad de la otra propuesta presentada por los artistas José Ramón Espuig y Ximo Esteve junto con los artistas plásticos Leonardo Gómez, Francisco Berenguer y Jaume Chornet, a quienes han instado a presentarse de nuevo al año que viene dado el gran atractivo de la propuesta presentada.

Respecto al proyecto seleccionado, Lluch ha destacado “su innovación” y que tras él “hay un profesional del renombre de Okuda”. Por su parte, Díaz ha afirmado que la falla de 2018 “rompe con la estética convencional y al tiempo no lo hace con los elementos de una falla”. Giménez ha valorado sobre todo “la composición, el estilo y el color”, además de las posibilidades que Okuda abre “para el reconocimiento del arte valenciano desde todo el mundo”, mientras que Doménech ha resaltado que el proyecto “da un paso más allá en las Fallas implicando artistas plásticos y falleros” y Alós ha valorado “la presentación de lo grotesco y la estructura piramidal y que revienta de color”.

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, ha agradecido el trabajo del comité seleccionador y ha destacado que “su criterio es el que las entidades falleras y artísticas han querido ver plasmado en forma de falla y esa falla de la Plaça de l’Ajuntament será una de las tarjetas de presentación al mundo entero de las Fallas del año que viene”. Además, ha asegurado estar “muy satisfecho con el proceso de selección de las Fallas, con unas bases consensuadas con los propios artistas falleros para recoger todas sus reivindicaciones y que dan la voz al mundo fallero y artístico en la selección de las fallas de todos y todas”. También ha destacado que este procedimiento “ha facilitado que se multipliquen las candidaturas y ha permitido a los artistas explicar sus proyectos en un proceso que ha durado más de ocho horas cuando antes se decidía en apenas media hora”.

Próximamente habrá un acto específico para la presentación pública del proyecto para la falla grande municipal del año que viene.

Previous post

'Ciutat Vella' recupera el Viernes Santo la procesión del Santo Entierro

Next post

'Contemplar a Jesús con los ojos de María' en la Pasión de Benetússer

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *