Eventos

La Quiqueta, el baile y las clóchinas abren la Gran Fira de València

Fotos: Agustín Verdeguer.- El pasado sábado, València inauguró oficialmente su Gran Fira, antiguamente más conocida como la Feria de Julio -la Fira de Juliol-, que este año vuelve con un programa más completo y con eventos repartidos prácticamente por toda la ciudad.

Así, una de las figuras recuperadas por Cultura Festiva para esta edición de la Gran Fira, la Quiqueta, se convirtió en la gran protagonista de la cabalgata con que se abrió oficialmente el programa. En una vistosa comitiva, compuesta por valencianos y valencianas ataviados con indumentaria tradicional, el baile, el color y la música llevaron en volandas al público hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde los fuegos artificiales inauguraron ‘al modo valenciano’ la fiesta.

Un gran luminoso, instalado durante toda la Fira en la explanada de les mascletaes, encendió sus bombillas para hacer saber a todo el mundo que el mes de julio es fiesta en València. Uno de los más sabrosos aperitivos del litoral valenciano, las fabulosas clóchinas, salieron a la palestra para goce y disfrute de los presentes. Y es que no hay fiesta valenciana que se precie que no tenga prevista su área gastronómica. En València, el buen comer y el buen beber es casi imperativo en lo que a celebraciones populares se refiere.

La Quiqueta fue todo un hito en la historia de la Gran Fira de València, junto con su ‘pareja’ de cartón piedra, Nelet, en la edición de 1904, recién estrenado el siglo XX. Ya en 1901 otra gran figura de gran envergadura, llamado el Tío Nelo, había hecho las delicias de los ciudadanos que con estos festejos se despedían de la ciudad hasta septiembre.

De hecho, el motivo por el que allá por 1871 se instauró la Feria de Julio o Gran Feria de Valencia no era otro que evitar que la ciudad se despoblara de forma alarmante en el mes de julio, ya que proliferaban los robos y saqueos de los domicilios y establecimientos comerciales de los veraneantes. Llenar las calles de València de celebraciones y atraer al personal era una forma de evitar que los delincuentes campasen a sus anchas.

Por ello, colocar en el centro comercial de la ciudad estas grandes figuras a modo de arcos humanizados, por debajo de las cuales transitaban vehículos y personas, era un modo de incentivar la visita, cuanto menos, del personal.

La Quiqueta que se ha estrenado este pasado fin de semana es obra del artista fallero Manu Martín, con vestimenta de Chelo Ruiz, y a diferencia de la original de 1904, ésta se ha diseñado para que sea móvil y pueda interactuar con el público.

Previous post

La magia de Mary Poppins, colofón del Cine-Karaoke en la Gran Fira de València

Next post

El Salón de Cristal exhibe esta semana los Ninots Indultats de las Fallas 2017

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *