FALLAS

Miradas nocturnas falleras a la Virgen de los Desamparados

(Fotos: Manolo Guallart)

#Fallas2018 #ofrenda

Miles de participantes en la ofrenda de las Fallas recorren durante dos tardes y noches -según la jornada que les corresponde- un trayecto festivo entre el punto de la concentración y la Basílica de la Virgen. Desde el templo mariano, la Madre sale al encuentro de todos en forma de monumento fallero que cada año recibe un  vestido floral con original diseño y motivo artístico-espiritual.

Cada paso en esa dirección lleva consigo diversos momentos, donde se fusionan las fiesta, la alegría y la motivación -a menudo- por cumplir un sueño. Niños y adultos, familias enteras, se adaptan a horarios y a una meteorología variable para acudir a la ofrenda con su comisión. Pero sin duda se trata de algo personal, que deja su impresión al llegar a la plaza.

Los altavoces anuncian la llegada de cada grupo, con el pasodoble preceptivo y la banda de música en ‘modo solemne’, la canastilla de flores portada por falleros, en ocasiones un Senyera, y tras la comisión destaca la presencia de la Fallera Mayor, pequeña y grande.

El objetivo de Manolo Guallart siguió durante la tarde-noche del día 17 las miradas de muchos participantes en la ofrenda, captando detalles, que él mismo describe:

‘La música tradicional precede a la comisión, con su estandarte como enseña. Son miradas que anuncian la llegada a la plaza, motivo de una peregrinación sentida’.

‘El matrimonio joven con su hijo pequeño, complicidad del instante, como si él le dijera a ella qué decirle a la Virgen por los dos mientras el niño mantiene la flor con fuerza…”

‘Sí, es la Fallera Mayor de su Falla, justo en su momento personal. Sonríe emocionada en el silencio de una mirada agradecida, la de quien cumple una promesa meditada durante meses y hecha realidad en una tarde inolvidable’

‘Amigas y compañeras durante todo el curso fallero, misma ilusión y miradas diversas. Mientras la Virgen contempla el colorido de sus trajes, peinados y mantillas, pero sobre todo las flores que han portado en su mano derecha durante tanto tiempo para vestirla de cariño’.

‘Radiante, alegría desbordante de mirarla y sentir una respuesta inmediata, de Madre a hija que se entienden a la perfección porque una reza y la otra ampara su presente. Y el ramo como altavoz de sentimientos que ya son historia de la plaza de la Virgen’.

‘Música de banda acompañando a la comisión fallera, pasodoble en honor a la Reina del Cielo y por hoy de las Fallas. Instrumentos que conjuntan una melodía que suena celestial en ese instante de miradas musicales que tienen presente siempre a la Virgen’

— Cuando entras en la plaza no hay sentimientos ni palabras para describir lo que se siente. Porque ese sentir ya lo llevas mucho antes de entrar, incluso en los momentos de parón. Ella sabe lo que le pides cuando la miras con el corazon. Pero yo siempre le pongo mi petición y también la de amigos y familiares en un pequeño trozo de papel entre las flores. Para mí es lo más grande.

 

‘En la plaza no hay competencia, porque la Virgen mira a todos, pero hay padres que muestran con todo su corazón la emoción de sostener a su hija bajo el manto de la patrona. Seguiría horas con la mirada puesta en quien tanto confía, a quien reza y ofrece cada día sus anhelos. Sin duda la niña seguirá sus pasos, lo sabe María…’

‘Un año más, y son tantos, de no perder la ocasión de hacer presente la necesidad de sentirte cerca, Madre. No importa la dificultad, amigos y familia me acompañan hasta llegar a tus pies y mirarte otra vez de cerca, sintiendo que me acompañas. Y te doy las gracias por todo’.

— Cuando miro a la Virgen a su carita no puedo expresar lo que siento, porque para mí es más grande Ella que todo, desde que era muy pequeña siempre le pido salud para los míos y también para mí

‘Mirada sincera y filial, con la criatura en brazos, sintiendo cómo el tiempo se para y comienza ese diálogo donde sobran las palabras y aflora el sentimiento. Te ofrezco, Madre, a mi hijo de pocos meses y las flores que he traído para unirlas a tantos corazones que sentimos por ti la mayor devoción’.

‘En la plaza de la Virgen ninguna mirada se pierde, porque mientras una sigue el camino otra la releva en un coloquio permanente’.

‘Alguna miradas parecen ensayadas, hechas a la vez y por el mismo tiempo. No es así, porque se junta la devoción, el afecto personal que ha traído hasta aquí a la pareja que mira y los brazos unidos que mantienen el deseo de hacer juntos la reverencia y muestra de cariño a quien tanto quieren agradecer’.

‘Sentimiento, emoción, mirada y llanto que muestra la entrega a la Virgen en una multitudinaria ofrenda de flores y devoción. Fallera Mayor por un año y por siempre, con la memoria de un instante que colmó la ilusión de un reinado festivo’.

— Es algo inexplicable... pasa en unos segundos, una mirada y sobretodo su esencia de Majestad... una conversación interior que llevas preparando desde hace tiempo... y cuando faltan unas horas... ese nudo en la garganta, esa lágrima que consigues controlar, ese escalofrío que dominas hasta llegar allí, junto a la Mareta...

 

 

 

 

 

 

‘Al finalizar la jornada, la Fallera Mayor Infantil de Valencia entra en la Basílica para realizar su ofrenda ante la Virgen. Mientras todos los presentes cantan el Himno de la Coronación, ella también tiene su momento y su mirada en la noche valenciana, que culmina la alabanza a la Virgen de los Desamparados.

Daniela Gómez, Fallera Mayor INfantil de Valencia, en la Ofrenda a la Virgen en la Basílica. Foto de Manolo Guallart.
Daniela Gómez, Fallera Mayor INfantil de Valencia, en la Ofrenda a la Virgen en la Basílica. Foto de Manolo Guallart.

En palabras de Vicente Javier Luna, ‘Las Fallas no dejan de ser música, luz, color, olor, etc pero también son devoción, fervor, gratitud, emoción…Y la Ofrenda nos permite contemplar y compartir instantes únicos e irrepetibles en los que las miradas y los gestos nos hablan de experiencias ya vividas unas y de expectativas aún por vivir otras. Pero todas ellas con un sentimiento común de devoción y fervor inquebrantable por nuestra Madre y Patrona “Verge dels Desamparats” y disponibilidad plena en aceptar su voluntad’.

 

(Con las aportaciones de personas devotas que participan en el Grupo de Facebook VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS MARE DE TOTS https://www.facebook.com/groups/maredetots/

Previous post

Una mascletà de las Fallas 2018

Next post

La Falla municipal de València 2018, en imágenes

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *