Fiestas de Barrio

Misa solemne para celebrar al Beato Gaspar de Bono

(Fotos: Manolo Guallart)

La parroquia de San Miguel y San Sebastián es el último vestigio del antiguo Convento de Mínimos de San Francisco de Paula, donde fue Provincial el Beato Gaspar de Bono. Una nueva tarde excepcional para la tradición festiva valenciana en el barrio del Botánico permitió reunir en el templo -eso sí, con mascarillas y distancia de seguridad- a devotos del beato en el único acto en su honor en 2020.

Misa solemne con toques manuales de campanas (a cargo de Mestres Campaners), presidida por el párroco Juan Andrés Taléns y concelebrada por varios sacerdotes y diácono, con la participación de miembros de la Asociación ‘Peña El Clau’, con su presidente Antonio Miró, organizadores cada año de las fiestas. En la memoria, tantos años en el azucat de la calle Cañete -donde se halla su casa natalicia- con numerosos actos y participación de la barriada, la misa en la parroquia de Nuestra Señora del Puig, la procesión…Sin embargo, el domingo pasado no le faltó al Beato Gaspar de Bono una cantà tradicional con tabal i dolçaina en la intimidad.

En la procesión de entrada de la eucaristía destacó un bellísimo Cristo de madera con referencia directa en la vida del beato; imagen que presidió la celebración sobre el altar, dando aún mayor solemnidad a la fiesta.

El templo de San Miguel y San Sebastián mantiene viva la tradición y la historia del Beato Gaspar de Bono, con una reciente restauración de su celda y la rehabilitación de su capilla.

Una vida de caridad

Gaspar de Bono nació en Valencia en 1530. El hecho de ser tartamudo le alejó de su idea de hacerse sacerdote, si bien tenía vocación religiosa. Después de servir diez años como soldado en la milicia imperial de Carlos I, sobrevivió a una herida y cumplió su promesa de ingresar en la Orden de los Religiosos Mínimos, fundada por San Francisco de Paula en 1435. Se dedicó desde entonces al apostolado, fue maestro de novicios y permaneció la mayor parte de su vida en el monasterio de San Sebastián en Valencia, aunque también estuvo en Alaquàs, Perpignan y Palma de Mallorca. Elegido provincial de la congregación, murió en Valencia en 1604.

La fama de santidad que había adquirido en su vida “se demostró también cuando en sus funerales hubo varias curaciones de enfermos instantáneas”. Fue beatificado por el papa Pío VI en 1786.

Miembros de la Asociación Peña ‘El Clau’

«Sois el primer resplandor

del Sol de la Caridad.

Danos, Gaspar, tu favor

en toda necesidad.

(Fragmento de los Gozos al Beato Gaspar de Bono)

Previous post

Las Falleras Mayores entregaron en persona sus recuerdos de la Subasta Fallera Solidaria

Next post

15 castillos simultáneos iluminarán este sábado 15 poblaciones costeras valencianas

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *