Fiestas de Barrio

EL CRISTO QUE LLEGÓ A VALENCIA POR LAS AGUAS DEL TURIA

(Fotografías: Manolo Guallart)

El 9 de noviembre de 1250, hace hoy 770 años, aconteció en Valencia un hecho que dejó huella para siempre en el barrio de La Seu. Las aguas del río Turia llevaron hasta la zona que conocemos como las alameditas de las Torres de Serranos un Cristo crucificado de gran tamaño cuya historia y actualidad merece ser conocida.

Manolo Guallart, director de Valencia, Fiesta y Tradición, ha recorrido los lugares históricos y el templo donde es venerado el Cristo del Salvador con el profesor de la Universidad de Valencia y vide-decano de la Real Academia de Cultura Valencia, José Francisco Ballester-Olmos, un experto en el tema y que además está vinculado desde siempre con esta imagen sagrada.

¿Qué importancia tiene el Cristo del Salvador en las fiestas y tradiciones valencianas?

La de ser la imagen de Cristo crucificado más antigua de Valencia y haber concitado la máxima devoción de los ciudadanos del Cap i Casal hasta que, dos siglos después, fueron creadas las imágenes del Cristo de Sant Bult y la de la Virgen de los Desamparados. 

 

– ¿Qué sentido tiene la escultura que hay en el pretil del antiguo cauce del río Turia?

Indica el punto de la orilla del río donde quedó varada la imagen del Cristo en su llegada a Valencia hacia 1250. Tras ser derribado un torreón de la muralla en el que existía una lápida con la imagen del Cristo del Salvador y el recuerdo de que Valencia había sido puesta bajo la protección del Salvador, el Consell de la Ciudad, en 1688, ya construidos los pretiles, mandó erigir un templete con la una escultura que representaba al Cristo y a Santo Tomas de Villanueva. Desmontado el templete y el conjunto escultórico antes de la entrada de los franceses en la ciudad, ambos elementos se perdieron. En el año 2000, cumpliéndose 750 años de la arribada del santo crucifijo a la ciudad del Turia, a instancias de la Antigua, Real y Pontificia Archicofradía y hermandad del Cristo del Salvador, cuyo Hermano Mayor era a la sazón este servidor, y merced al apoyo de la alcaldesa Rita Barberá, la imagen fue creada de nuevo por el escultor Jesús Castelló.

– ¿Qué destaca de la historia de esta imagen desde su llegada el 9 de noviembre de 1250?

 

Así como la iglesia parroquial del Salvador está documentada desde tiempos de la conquista jaimina de Valencia, las primeras noticias de la historia nos llegan a través de documentos relacionados con San Vicente Ferrer y otros del tiempo del arzobispo Santo Tomás de Villanueva, hasta que Escolano en 1611, el arcediano Ballester en 1672 y Ortí Mayor en 1709 escribieron su historia y las tradiciones que rodean a la imagen.

Cristo del Salvador. Foto: Manolo Guallart.
Cristo del Salvador. Foto: Manolo Guallart.

– ¿Qué relación existe entre el Cristo del Salvador que se celebra en el centro histórico y el del Marítimo de Valencia?

La tradición de la Semana Santa comienza en el centro de la Valencia antigua, y tiene un inicio cristocéntrico, con imágenes del Crucificado como base iconográfica de la fiesta, como la del Salvador, la desaparecida del Cristo de las Penas, del siglo XIII-XIV, de San Juan del Hospital, el de San Bult, del siglo XV según datación de la Prof. Dra. Carmen García, el del Rescate, del siglo XVI, en Santa Tecla, y pocos más. El arzobispo San Juan de Ribera difundió la devoción a Cristo en la cruz por barrios aledaños y pueblos, y al mismo tiempo, a partir de 1416, la enorme devoción surgida en pocas décadas a la imagen de la Virgen de los Desamparados coincidió con un creciente aumento del fervor mariano en la ciudad. A partir del siglo XIX y, sobre todo, después de la Guerra Civil, las celebraciones dedicadas a los cristos quedaron en los barrios de Sant Bult y Sagunto y, muy desvaída en el de la Catedral, y en pueblos, como Benifaraig.

Al hecho de ir diluyéndose en el Cap i Casal la importancia devocional a las imágenes del Crucificado y en las antiguas corporaciones capitalinas de Semana Santa, se simultaneó la creación y crecimiento de cofradías y hermandades en los Poblados Marítimos y en alguna población de Horta.

Cristo del Salvador en el Cabañal. Foto: Manolo Guallart.
Cristo del Salvador en el Cabañal. Foto: Manolo Guallart.

– El Cristo del Salvador se festeja con un Novenario. ¿Cómo se vive el inicio y por qué finaliza con una breve procesión por el entorno del templo, llevando al Santísimo Sacramento bajo palio?

El novenario comienza el día 9 de noviembre, una festividad de gran significación en la Iglesia, instituida con el nombre de “Pasión de la Imagen” en el año 787 en el concilio Niceno II, veintiuno o veintidós años después de la profanación del Cristo en Berito que cuenta la pía tradición. La solemne función religiosa con que termina el novenario se culmina con una procesión por las calles de las cercanías del templo en la cual el cortejo procesional, con la Junta Directiva de la Archicofradía, su Hermano Mayor y los Clavarios Mayores del año acompañan al sacerdote que, revestido con capa pluvial y  bajo palio, porta la custodia con el Santísimo Sacramento, lo cual, en otros años -ya que en el presente está impedido por las circunstancias sanitarias- es un vivo y solemne testimonio público de devoción eucarística.

– ¿Cómo vivió personalmente la restauración de la imagen del Cristo del Salvador?

En el año 2000 ocupaba el cargo de Hermano Mayor de la Antigua, Real y Pontificia Archicofradía y Hermandad del Santísimo Cristo del Salvador. Me había propuesto para mi periodo presidencial varios objetivos importantes como eran, entre otros, el estudio científico de la imagen (materiales, datación, estilo, cromatismos, origen, etc.), su restauración para conseguir poderlo ver en el estado en que lo veneró San Vicente Ferrer, la construcción d una imagen que sustituyera la perdida del pretil del río, y la edición de un libro sobre la historia de la imagen. Todo se llevó a cabo, y la restauración y el estudio de la imagen fueron puestas en las manos de la Prof. Dra. Carmen Pérez, catedrática de Restauración de la U.P.V. y directora en aquellos momentos del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, con cuyo equipo realizó una espléndida labor restauradora que logró hacer posible la captación de todos los matices de la imagen y el excelso mensaje que proyecta hacia el observador.

La imagen del Cristo del Salvador antes de su restauración. Foto: Manolo Guallart.
La imagen del Cristo del Salvador antes de su restauración. Foto: Manolo Guallart.

– ¿Por qué en la iconografía antigua se representa junto al Cristo del Salvador a Sato Tomás de Villanueva y a San Vicente Ferrer (entre otros)?

Ya he hecho referencia a San Vicente Ferrer, que el alguno de sus sermones cita al Cristo del Salvador, a cuya imagen tenía especial devoción, y persuadió al Consell de la Ciudad de que acudieran al Salvador en caso de conflictos o amenazas o catástrofes, y que fomentaran la devoción a aquel santo crucifijo “ya que la imagen es de patrocinio muy seguro”. El arzobispo de Valencia Tomás de Villanueva, en la primera mitad del siglo XVI, fue el gran paladín del Cristo. Amplió la iglesia del Salvador por su cabecera y gracias en buena parte a su intervención se volvió a transformar en 1549, reedificándose de nueva planta con mayores dimensiones y traza gótica.

Agradecemos al profesor Ballester-Olmos su impagable aportación al conocimiento de esta milagrosa imagen que es el Cristo del Salvador. Merece la pena -amén de celebrar su fiesta- hacer una visita periódica al templo ubicado en la calle de su propio nombre y que refiere también al comienzo de la calle de Trinitarios. Allí contemplaremos un Cristo crucificado de tres metros de altura, cuya primera visión desde la entrada de la parroquia ya permite interiorizar cuánto amor entregó el Señor en su Pasión para ser -sin duda- el Salvador.

 

 

Previous post

Un concierto de órgano y percusión en la Catedral de Valencia

Next post

El Ayuntamiento de Valencia promocionará el Año Jubilar del Santo Cáliz

1 Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *