Corpus ChristiFiestas ClaveTradiciones

La “Custodia de los pobres” recorre el centro histórico de Valencia portando la Eucaristía

El domingo 29 de mayo la mayor custodia del mundo volvió a las calles del centro histórico de Valencia portando la Eucaristía en la celebración del Corpus Christi de la capital.

Joyería y Orfebrería Pajarón en la actualidad. Foto de Manolo Guallart.
Joyería y Orfebrería Pajarón en la actualidad. Foto de Manolo Guallart.

Pocos días antes tuve ocasión de visitar, por primera vez, el nº 16 de la calle de la Paz y  conocer a la familia Pajarón. Me recibieron Francisco y Loreto, herederos de un apellido con historia propia en el Corpus de Valencia. Una agradable conversación con Loreto en el piso superior de la Joyería Pajarón me permitió conocer detalles sobre el origen de la gran custodia valenciana.

Loreto Pajarón ante una obra de la Virgen de los Desamparados realizada en el taller familiar. Foto de Manolo Guallart.
Loreto Pajarón ante una obra de la Virgen de los Desamparados realizada en el taller familiar. Foto de Manolo Guallart.

Así supe que Francisco Pajarón Suay nació en 1880. Lo hizo en una familia humilde del barrio de Carmen y quedó huérfano de madre. Fue destacado en sus estudios artísticos y comenzó a trabajar  en ese mismo local de Paz nº 16 con el orfebre Emilio Vicente Claver, de quien -con el paso del tiempo- recibió su legado. Más tarde se incorporó su hijo, Francisco Pajarón Andreu. Por esta razón podría decirse que el comercio emblemático del centro que visité en vísperas del Corpus vive su cuarta generación.

6L7A2637

 

Así, la familia Pajarón, con más 125 años de historia joyera, tiene como obra más representativa la gran custodia del Corpus, pero puede aportar al arte espiritual valenciano cruces pectorales, báculos y la reproducción única del Santo Cáliz, aquélla que la iglesia valenciana regaló a Juan Pablo II en su visita de 1982. También restauró en dos ocasiones el original del Santo Cáliz. En la actualidad destacan también por sus exclusivos aderezos de valenciana cincelados en oro, plata y en piedras de color.

La custodia del Corpus Christi de Valencia, obra de Francisco Pajarón Suay. Foto de Manolo Guallart.
La custodia del Corpus Christi de Valencia, obra de Francisco Pajarón Suay. Foto de Manolo Guallart.

 

Loreto recordaba cómo su abuelo ganó un concurso para una iglesia de los Padres Capuchinos de Bogotá (Colombia) con una gran custodia. Poco antes de ser embarcada, Pajarón mostró la obra en su taller al arzobispo de Valencia, Prudencio de Melo, el cual quedó maravillado. De ahí surgió la idea de una nueva custodia para el Corpus Christi valenciano, afrentado en la guerra civil.

 

La custodia del Corpus a su paso por la Bolsería. Foto de Manolo Guallart.
La custodia del Corpus a su paso por la Bolsería. Foto de Manolo Guallart.

 

Hay que tener en cuenta que entre los años 1940-1942 el Santísimo Sacramento fue en procesión portado en una custodia prestada (un año por los dominicos, otro por la Basílica de la Virgen y otro por la parroquia de San Andrés) y llevada también sobre andas prestadas (las de San Antonio de Padua, de los comerciantes). Así, con la participación del jesuita Antonio de León, el arzobispo Melo impulsó la idea, que concretó una comisión formada por el Ayuntamiento, la Catedral, el Cabildo de Párrocos, los superiores de órdenes religiosas, el arquitecto diocesano Vicente Traver, la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos y la Asociación de la Prensa Valenciana.

El arquitecto Traver presentó a esta comisión un anteproyecto con tres propuestas de custodia. Una vez decidida la mejor opción, se decidió que el prestigioso orfebre Francisco Pajarón Suay realizara el diseño de esta maravillosa obra y asimismo fue el ejecutor. La Custodia propiamente dicha quedó terminada para el Corpus de 1945 y fue bendecida por el anciano Arzobispo Melo.

42

En 1946, con nuevo arzobispo Marcelino Olaechea, se iniciaron los trabajos del templete. El orfebre Francisco Pajarón Andreu modeló el conjunto y contó con la aportación de escultores de gran prestigio para la realización de las imágenes. Gente de la talla de Vicente Navarro, Ignacio Pinazo, Carmelo Vicent, Francisco Marco, Roberto Rubio, Rafael Rubio, Vicente Benedicto, José Mª Bayarri, Enrique Giner, José Esteve Edo y Juan Huerta; debiendo ser destacada la dirección iconográfica del jesuita Antonio de León. De este modo, orfebres, tallistas, maestros carpinteros y otros del esmalte dejaron terminada la gran obra, bendecida por el arzobispo Olaechea en vísperas del Corpus de 1952. Aún faltarían dos años para las andas y los candelabros.

La “Custodia de los pobres”

Considerada la mayor obra de orfebrería del siglo XX en toda Europa, la custodia fue bautizada el día de su bendición en 1945 por el arzobispo Melo con el sobrenombre de “Custodia de los pobres”. Así se cuenta que un empleado del colegio San José, al confirmarle el jesuita Antonio de León que estaba en marcha el proyecto de una nueva custodia para el Corpus de Valencia, entregó una moneda de cinco duros de plata como primera aportación personal, sin saber que sería el inicio de una recaudación solidaria popular y multitudinaria; y esto en tiempos de penuria durante la postguerra. También participaron grandes familias que-según contaba Loreto Pajarón- confiaron en el prestigio del gran orfebre como referente de la magna obra por realizar y el buen destino de sus donativos. Aquella moneda de cinco duros de plata quedó incrustada en la futura custodia.

1910

Los datos

La custodia mide 1,30 metros de altura. El conjunto tiene cuatro metros de altura, 2’26 metros de anchura máxima, 600 kilos de plata sin contar con el pedestal móvil, 5 de oro fino y 75 gramos de platino. Centenares de piedras preciosas y miles de perlas. 159 imágenes cinceladas, 44 altorrelieves con escenas bíblicas, 48 escudos en esmalte de las principales familias de la nobleza valenciana, 71 campanillas de tamaños diversos. 353.868 horas de trabajo, durante 13 años, de 20 artesanos, o sea: casi 1.000 años de trabajo seguido si la hubiera hecho una sola persona. 11 kilómetros de soldadura de plata y casi 36.000 tornillos para unir las más de 20.000 piezas. Pajarón tardó 3 años en terminar la pieza central y 14  en finalizar la obra completa.

El pasado año el IVC+R (Instituto Valenciano de Conservación y Restauración) acometió una restauración, quince años después de la anterior, con un equipo de expertos bajo la dirección de Mª Llanos Flores. En ella se encontraron diversas piezas que había caído por las grietas hacia el interior.

Custodia de la catedral de Valencia destruida en 1936 durante la guerra civil (Imagen de http://www.memoriarepublicana.com/)
Custodia de la catedral de Valencia destruida en 1936 durante la guerra civil (Imagen de http://www.memoriarepublicana.com/)

Dos sagrarios previos
La Catedral había poseído dos custodias procesionales antes de la actual. Una, realizada en plata dorada y adornos de pedrería, en 1442, por el platero valenciano Juan de Castellnou, desapareció en 1812 al ser fundida en Mallorca para convertirla en moneda con el objetivo de financiar la resistencia contra Napoleón. La otra, de las llamadas «de sol», de estilo barroco, desapareció en el saqueo de la Catedral en 1936.

El canónigo Manuel Plana colocando la hostia consagrada en la custodia para la procesión del Corpus Christi de 2007. Foto de Manolo Guallart.
El canónigo Manuel Plana colocando la hostia consagrada en la custodia para la procesión del Corpus Christi de 2007. Foto de Manolo Guallart.

44

El sentido final

Puede verse en la inscripción que recorre las cuatro caras del pedestal del monumento: “IESU – CHRISTO – DEO – HOMINI – REGI – ABSCONDITO – IN – EUCHARISTIÆ – SACRAMENTO – DIOCESIS – VALENTINA – AD – EXPIANDAS – TEMPLORUM – EXSPOLIATIONES – INCENDIA – SACRILEGIA – ANNO – MCMXXXVI – COMMISSA – ARGENTEUM – HUNC – THRONUM – AURO – GEMMIS – LAPIDIBUS – QUE – PRETIOSIS – DISTINCTUM – DAT – DONAT – DICAT – ANNO – DOMINI – MCMLIV – AB – IMMACULATI – BEATÆ – MARIÆ – VIRGINIS – CONCEPTUS – DEFINITIONE – C (A Jesucristo -Dios Hombre, Rey- escondido en la Eucaristía, la diócesis de Valencia, en reparación de los despojos, incendios y sacrilegios cometidos el año 1936, da, ofrece y dedica este trono de plata enriquecido con oro, perlas y piedras preciosas, el Año del Señor 1954, centenario de la definición de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María)

En su momento el jesuita Antonio de León la describía como “un poema labrado en plata cuyo argumento es la glorificación de Jesucristo”.

1949 La eucaristía en la calle

De este modo la Eucaristía volvió a las calles del centro histórico de Valencia con miles de pétalos rojos y blancos como alfombra de corazón y mayor afecto ante el Santísimo Sacramento del Altar a su paso. La majestuosa salida por la Puerta de los Apóstoles con todas las campanas del Miguelete en pleno concierto eucarístico, el recorrido por la plaza de la Virgen ante el monumental tapiz en su honor, Caballeros, Tossal, Bolsería, Mercado Central, María Cristina, San Vicente Mártir, plaza de la Reina, Mar, Avellanas, Palau, plaza del Arzobispo y nuevamente a la catedral, con el solemne recibimiento en la Seo completamente llena.

En palabras del arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares, al finalizar la adoración eucarística en el altar mayor de la catedral- tras la procesión-, “los fieles valencianos deben encarnar el  proyecto eucarístico en la vida cotidiana, lo que implica testimoniar que la realidad humana no se justifica sin referencia al Creador”.

1918

Cuentan los hermanos Pajarón Gamón que en una ocasión, mientras observaba el paso de la custodia desde el final de la calle de la Paz, su abuelo Francisco Pajarón Suay – autor de la “Custodia de los pobres”- exclamó: “siento que es una obra viva”. Se refería, sin duda, a su propia experiencia espiritual cuando trabajaba labrando una obra de Dios, su relación con el arzobispo Melo, la participación popular solidaria, el sentido eucarístico de su obra maestra.

Vayamos, pues, en el Año Jubilar de la Misericordia y “Cantemos al Amor de los Amores, cantemos al Señor, Dios está aquí…”

 Fuentes consultadas:

Catedral de Valencia, José Verdeguer,Paraula “Iglesia en Valencia” y Familia Pajarón.

 

 

 

Previous post

El traslado de las Rocas, tema del tapiz floral del Corpus Christi 2016

Next post

El concurso de declamación infantil en lengua valenciana culmina el mes de la Virgen

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *