Fiestas de pueblos

El Palmar celebra la romería con el Cristo de la Salud dos días antes de su Año Jubilar

Una tradición que data del año 1974, con motivo de la visita de la imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados y su procesión por la Albufera, que hizo pensar a sus habitantes que ellos también podían hacer lo mismo con la imagen de su patrón. Así comenzó la romería del Cristo de la Salud, icono espiritual de la pedanía valenciana y su entorno, al que se venera en la pequeña iglesia del Niño Jesús del Huerto en El Palmar.

El pasado año la Mare de Déu visitó en el mes de julio El Palmar con motivo del 75º aniversario de la imagen del Cristo y de la parroquia, correspondiente la comunidad de El Palmar con una peregrinación a la Basílica -portando al Cristo- cuatro días después. Tras aquellas históricas jornadas, la romería de 2016 concluyó con el anuncio del arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares -que participó en la misma- de la propuesta a la Santa Sede de un Año Santo Jubilar 2017-2018, desde el 6 de agosto.

Como publicaba Valencia, Fiesta y Tradición hace pocos días (PINCHA EL ENLACE: http://valenciafiestaytradicion.com/2017/08/03/comienza-el-ano-santo-jubilar-en-la-pedania-de-el-palmar-por-el-cristo-de-la-salud/), el programa de 2017 ha traído novedades, con el kit del peregrino, un libro conmemorativo de los actos del año pasado, una relación de peregrinación por grupo, así como la eucaristía solemne para inaugurar este Año Jubilar.

Como es costumbre, la romería concentró en la puerta de la parroquia Niño Jesús del Huerto a centenares de personas devotas, llegadas de las poblaciones cercanas y de Valencia capital. Falleras mayores, vicentinos, las clavariesas de la Purísima -con la falta de clavarios de este año-, cofrades, portadores…Las Falleras Mayores de Valencia, Raquel Alario y Claara María Parejo, y sus Cortes de Honor tuvieron su lugar de honor delante de la imagen del Cristo en el traslado hasta en el embarcadero y más tarde en el regreso, acompañadas por el concejal de Cultura Festivo, Pere Fuset. Con las autoridades pudo verse a la Honorable Clavariesa de las Fiestas Vicentinas, Carmela Morell.

Decenas de barcas de todo tipo realizaron el recorrido hasta el centro del lago, trayecto amenizado por la música festiva de banda en una barca cercana a la principal. Tras la lectura bíblica y las palabras del párroco Gonzalo Albero, llegó la predicación de Rafel Cerdá, hasta hace pocos días virrector de la Basílica de la Virgen de los Desamparados. Todas las embarcaciones en torno al Cristo de la Salud, silencio emotivo en plena Albufera, para cantar juntos los Gozos y cumplir la tradición.

Ya en el atardecer, el retorno con la misión cumplida. Estampas artísticas y espirituales con la barca del Cristo de Salud en un contraluz bellísimo con los reflejos en el agua y cientos de imágenes para el recuerdo. Muchas personas se agolparon en el puente sobre el embarcadero para ver llegar a su Cristo y acompañarle hasta la parroquia. Ya en la plaza, música y canto por devoción al patrón, vueltas de honor a cargo de los portadores y entrada triunfal en el templo. Una romería singular -como cada año- vivida en el presente, en el siglo XXI.

El Año Santo Jubilar

Ya el domingo día 6 se celebró la apertura del Año Jubilar concedido por la Santa Sede a la parroquia NIño Jesús del Huerto. Misa presidida por el arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares, con celebrada por el arzobispo de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, el párroco Gonzalo Albero y el sacerdote Segio Requena.

Junto con muchos devotos y vecinos, estuvieron presentes la alcaldesa pedánea de El Palmar, Raquel Romero, y las clavariesas de la Purísima. Monseñor Cañizares declaró la apertura del Año Santo tras ser leídos los correspondientes decretos de la Penitenciaría apostólica de la Santa Sede, por los que se concede la indulgencia plenaria a todos los que peregrinen a El Palmar, entre 6 de agosto de 2017 y 6 de agosto de 2018, habiendo cumplido las condiciones preceptivas de confesión, comunión y oración por las intenciones del Papa.

En su homilía -según informa la Agencia AVAN– el prelado hizo la propuesta de “Que éste sea un año de auténtica renovación, mediante la confesión, la oración y las obras de caridad. Un año de gracia, no lo desaprovechemos, que no sea solamente unos actos, sino sobre todo una auténtica conversión de nuestro corazón hacia Jesús, a través de los más necesitados”. En sintonía con esta propuesta, todas las colectas que se realicen durante el Año Jubilar tendrán como destinatario un proyecto de Manos Unidas en la India, en el estado de Karnataka, para ofrecer formación a más de 40 niños de familias sin recursos en situación de vulnerabilidad.

Al finalizar la eucaristía, el cardenal Cañizares y el arzobispo Ureña firmaron en el Libro del Peregrino, poco antes de asistir con toda la población al disparo de un mascletà frente al templo parroquial.

En palabras del parróco del Niño Jesús del Huerto, Gonzalo Albero, “que el Cristo que veneramos llegue a nuestro corazón, haciéndonos sentir latidos de amor, latidos de salud espiritual”.


 

PINCHA AQUÍ para ver el REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE “LA ROMERÍA DEL CRISTO DE LA SALUD”

 

 

Previous post

El Cabanyal celebra a su patrona, la Virgen de los Ángeles

Next post

El II Aniversario de Valencia, Fiesta y Tradición será el 12 de septiembre en la Beneficència

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *