FALLAS

Crida 2018: Ja estem en Falles!!!

(Fotos: Manolo Guallart)

Una multitudinaria Crida, como es habitual y casi preceptivo en los últimos años -con la explanada frente al puente y Torres de Serranos ya peatonalizadas-, dio la bienvenida a las Fallas 2018, que este año más que nunca trasladan un mensaje de igualdad, apertura y solidaridad.

El llenazo fue espectacular desde primeras horas de la tarde, con multitud de comisiones falleras y valencianos y valencianas en general que arden ya en deseos de vivir un año más un mes de marzo repleto de pólvora, color y fallas, sobre todo fallas. Con todo, el acto se retrasó casi media hora sobre el calendario previsto -debido, se comenta, a que se había producido un incendio en la avenida Peris y Valero- aunque la animación musical y las propias ganas de fiesta de la muchedumbre fue más que suficiente para aguantar el envite. Y es que València ya quiere Fallas.

Sin duda fue una Crida de gestos. Gestos como el elevar al papel protagonista a las Falleras Mayores de València, Rocío Gil y Daniela Gómez, cuyas imágenes cubrieron las Torres -vestidas de fallera y de particular- enmedio del espectáculo lumínico que, un año más, también mostraron la Reial Senyera y carteles oficiales de ediciones antiguas de Fallas hasta llegar a los tres elementos que protagonizan la imagen de las Fallas 2018.

Un despliegue visual sin precedentes puso en valor a los artesanos implicados directamente en la iconografía fallera: músicos, pirotécnicos, artistas falleros, floristas… En la línea de la imagen corporativa diseñada por Yinsen, elegida para representar este año las Fallas, la participación de los profesionales que ‘visten’ de un modo u otro la fiesta de las Fallas para los cinco sentidos, tuvieron su protagonismo tanto en el espectáculo visual como en los discursos de las Falleras Mayores de València.

 

Por otro lado, el gesto de la Fallera Mayor Infantil en su discurso, que ya se consolida como parte del acto desde que se estrenara su intervención hace ahora tres años, le hizo cantar ‘a capela’ el conocido ‘Cant de l’Estoreta Velleta‘. Un gesto inequívoco a los orígenes de la fiesta popular de las Fallas, en los albores del siglo XIX. Y es que la mirada con igual profundida a la tradición y al futuro es algo que sin duda potencia la continuidad de unas fiestas, las Fallas, que pasan actualmente no solo por su declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, sino también por la fiesta popular más buscada en Google en todo el mundo.

Otro gesto, quizás el más buscado y potenciado desde la Junta Central Fallera y el Ayuntamiento de València, fue el de la igualdad de género, la inclusión y la apertura. El discurso de la Fallera Mayor de València fue un canto a unas Fallas del respeto, de la igualdad y la participación de todo el mundo, sin exclusión de nadie.

Fue la Crida de la reivindicación del papel de la mujer en las Fallas. Rocío Gil es sin duda la fallera perfecta para tal tarea, habida cuenta de que la comisión de la que procede, la Falla Plaça de la Mercé, está dirigida por dos presidantas, dos mujeres: Amparo Gil (su tía) y Carmen Gimeno. Rocío citó a la figura del feminismo Rosa de Luxemburgo al entonar como suyo la conocida frase: “Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”, como colofón de su alocución.

También hubo alguna consigna llamativa, como la de la “abrir la puerta de los casales”. Un guiño quizás a uno de los defectos que algunos se empeñan en encontrar en la celebración de la Semana Fallera: La fiesta casales adentro que, dicen, excluye al público en general. La llamada a unas Fallas de apertura pretende reconducir esa costumbre endogámica para convertirla en una apertura de puertas total al que viene de fuera. Algo que costará, pero a lo que desde altas instancias se apunta como forma de hacer crecer la Fiesta hacia una mayor atracción turística y festiva.

 

El castillo fue más breve de lo previsto, también debido a que la inspección necesaria por parte de los bomberos fue más tarde de lo habitual debido a que todos los efectivos disponibles estaban trabajando en la extinción del ya mencionado incendio de Peris y Valero.

Acabado el acto de la Crida propiamente dicho, la comitiva formada por las Falleras Mayores de València y sus respectivas Cortes de Honor, acompañadas por el presidente de la Junta Central Fallera, Pere Fuset, y otras personalidades presentes, se acercaron hasta la Basílica para rendir ofrenda floral a la Virgen de los Desamparados, Patrona de la Ciudad. Allí fueron recibidas por el Cardenal Arzobispo de València, Antonio Cañizares, que recibió el presente y agasajó a las reinas falleras.

Ver el reportaje fotográfico completo en FLICKR
Previous post

Nueva edición de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Valencia

Next post

El obsipo Arturo Ros pregona la Semana Santa Marinera de Valencia

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *