Santos

La devoción y la experiencia espiritual de Lourdes en Valencia, también en verano

Cada 11 de febrero la Catedral de Valencia se llena de enfermos, devotos, voluntarios, enfermeras y todos los participantes habituales de las tradicionales peregrinaciones al santuario de la Virgen en Lourdes (Francia). Cuatro meses después de celebrar la festividad ha llegado el momento de la anhelada peregrinación que organiza la Hospitalidad Valenciana -desde su creación en 1927, con la excepción del periodo 1936-1954- y en la que participan cada año más de mil valencianos.

El rezo del Santo Rosario

Este año, a finales de junio no ha habido posibilidad de vivir esta experiencia espiritual y devocional tan esperada porque la situación sanitaria no lo permite. En todo caso, la Hospitalidad Valenciana ha querido mantener vivo el espíritu de Lourdes con la celebración en la Santa Iglesia Catedral de un Santo Rosario y una Misa de acción de gracias con la conocida ‘procesión (claustral) de las antorchas’, siempre con las normas sanitarias y de seguridad como preferencia.

Así, el 2 de julio la Seo valenciana vivió una tarde de verano plena con la imagen de la Virgen de Lourdes presidiendo en el presbiterio -como hace en febrero- y las limitaciones de espacio para enfermos, voluntarios y todos los participantes de estas celebraciones, llenando el templo aún con un poco más de luz (porque la jornada se alarga respecto al otoño).

Tras el rezo de Santo Rosario con la participación de jóvenes, el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidió la misa de acción de gracias concelebrando con varios sacerdotes. En su homilía, animó a todos los presentes a “confiar en Jesús y caminar con Él, en este tiempo de sufrimientos, con motivo de la pandemia”…“Dios está ahí, identificado con todo sufrimiento humano, y con los enfermos, un Dios que ama, que no pasa de largo y que no se olvida del hombre, al contrario, que está junto a él”. “Sus cicatrices nos curan, nos salvan, nos hacen sentir muy cercanos y es una ocasión para que nos encontremos con Él”.

Durante la procesión por el interior de la catedral, la imagen de la Virgen de Lourdes fue portada por un grupo de jóvenes scouts, mientras el templo se iluminaba con las antorchas alzadas a cada paso, cantos marianos daban la mayor emotividad al momento final de la celebración y la Inmaculada Concepción se hacía presente en la Catedral Valencia en un recorrido emotivo, también por la situación excepcional.

 

 

Previous post

Érase una vez...el artista Juanjo García en cuarentena

Next post

Manises celebra la fiesta de la cerámica virtual

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *