Conciertos

La parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Llíria recupera su órgano, que vuelve a sonar 25 años después

(Fotografías: José Manuel Gimeno)

El órgano de la parroquia arciprestal de Llíria, la Asunción de Nuestra Señora, volvió a sonar el pasado sábado 5 de diciembre, tras permanecer en silencio durante 25 años.

Los problemas técnicos del órgano -en los fuelles, en la trompetería y en la maquinaria hidráulica- fueron resueltos tras más de dos meses de trabajo por el maestro organero Luis María Moreno Barbero (natural de Málaga), realizando las pruebas y ajustes oportunos junto con el prestigioso organista sevillano Francisco de Asís García de Luna.

Tras la bendición por el párroco Vicente Cerezo al término de la eucaristía vespertina, los asistentes al acto – con la actual limitación de aforo por la situación sanitaria- pudieron disfrutar de varias piezas musicales a cargo del organista Francisco de Asís García, doctor en Musicología.

El organista Francisco de Asís García de Luna

Intervino el maestro organero andaluz Luis María Moreno Barbero -autor de la restauración del órgano-, que destacó la importancia de que Llíria “haya sido declarada por la UNESCO Ciudad Creativa de la Música”. Tanto él como Francisco de Asís García regalaron sendas medallas a la parroquia para que las luzca en su manto la Virgen del Remedio en las próximas fiestas.

Francisco de Asíos García (organista), Vicente Cerezo (sacerdote párroco), Luis María Moreno (maestro organero) y el sacerdote José Alonso

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top

Este sitio utiliza cookies para su funcionamiento interno. Si continuas navegando por él, aceptas tácitamente el uso de dichas cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar