VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS

La fiesta de la Candelaria en Desamparados, la pedanía gran devota de la Virgen

(Fotografías: Samuel Nortes)

Desde muy antiguo, posiblemente desde la fundación de la parroquia en Desamparados (Orihuela), se viene celebrando la fiesta de la Candelaria.

Se supone que el inicio de esta celebración parte de que en el pueblo de Beniel (ya en la provincia de Murcia, pero que está a tan sólo dos kilómetros) ya lo hacían y Desamparados tomó la decisión de hacerlo también cada 2 de febrero.

En 2000 se pasó al domingo siguiente de esa fecha por sugerencia de mi padre, Vicente López, sacristán de la parroquia, ya que la mayoría de los parroquianos eran huertanos y ese día tenía que dejar sus trabajos en la huerta para acudir a la fiesta. Con los cambios en el tema laboral, muchos no podían participar en las celebraciones.

Es una fiesta muy arraigada en Desamparados, cuya población es muy devota de la Virgen de los Desamparados y lo muestra también en esta fecha tan importante, que es la Presentación de Niño Jesús en el templo. Durante la eucaristía, hay bendición de candelas, procesión por el pueblo, presentación de los niños nacidos en el año. Además, la Virgen es bajada desde su camarín y el Niño Jesús lleva el clásico vestido de bautizo. Nuestra Patrona porta un artístico cirio, también un pañuelo (que luego es sorteado entre los componentes de la cofradía) y a sus pies una jaula con dos tórtolas, así como una tortada que más tarde se sortea entre todos los asistentes a la celebración.

Además, los Mayordomos de la Virgen invitan a un refrigerio con las tradicionales «pelotas con caldo», cocinadas en ollas.

 

Las limitaciones de la Fiesta en 2021

Sin duda, este año la celebración del día de la Candelaria ha sido bastante diferente a años anteriores, como era de esperar en estos tiempos de pandemia.

La misa del sábado, víspera de la fiesta, a las 19:30 y el domingo a las 10:00 y a las 12:00. En cada una de estas misas -por decisión de la Mayordomía de la Virgen – se ha entregado a los asistentes una tira con 10 números para la rifa de la tortada (una tortada por cada misa).

La procesión en un año anterior

El domingo, en señal de duelo por los parroquianos fallecidos a causa del Covid-19 y por todos los afectados en estas circunstancias tan dolorosas, se ha decidido no se tirar la tradicional mascletá. El sentimiento común ha sido que «en lugar de esa pólvora, sirva el resonar de nuestro corazón y el rezo de nuestros labios como el más sincero homenaje por todos ellos». Y, atendiendo a las normas de Sanidad, no ha habido procesión con la imagen de la Virgen.

En la misa del domingo a las 12:00, la más importante de la fiesta, se ha realizado el sorteo de la vela y el pañuelo de la Virgen entre los fieles devotos que pertenecen a la cofradía. Todo ha sido cumpliendo las medidas de seguridad y cumplimiento sanitario como corresponde a la situación actual.

Pero, eso sí, hemos vivido con intensidad y devoción la fiesta de la Candelaria, la Luz que ilumina un camino de fe en Jesús desde la mirada y el amparo de Nuestra Madre, la Virgen de los Desamparados, patrona de nuestro pueblo.

 

Vicente López Rayos (hijo del Sacristán de la parroquia de Desamparados).

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top

Este sitio utiliza cookies para su funcionamiento interno. Si continuas navegando por él, aceptas tácitamente el uso de dichas cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar