Espacio de Opinión Festiva

LOS PRIMEROS ARTISTAS FALLEROS

Las primeras referencias a la fiesta de la Fallas datan de la segunda mitad del siglo XVIII. La ‘teoría Gremial’ sobre el origen de las mismas es la que tiene más aceptación entre historiadores y eruditos, cuya tradición dice que fueron los carpinteros quienes hacían hogueras con los restos de su taller en la víspera de la fiesta de su patrón, y que crearon lo ninots vistiendo el armazón de madera (parot) que les servía de lámpara para alumbrarse en el taller.

Las Fallas de finales del siglo XVIII y gran parte del siglo XIX fueron un festejo más dentro del ciclo ritual de la fiesta que se dedicaba a San José. Las primigenias comisiones falleras estaban compuestas por alrededor de una decena de vecinos, la mayoría comerciantes, artesanos y artistas del propio barrio. Construían su propia falla y la plantaban en la madrugada del 17 al 18 de marzo, dejándola expuesta a la visita de los valencianos hasta el anochecer hacia las 8 de la tarde, cuando eran quemadas. De ahí su nombre de Falles de la vespra de Sant Josep.

La inmensa mayoría de referencia indica que las fallas eran construidas por los propios vecinos los días previos a la fiesta. Estos vecinos y falleros solían estaban encabezados o dirigidos en la construcción de su falla por el más habilidoso de ellos, que tendrá por primera vez la denominación de artista de la falla en el año 1864.

Sin duda alguna, la profesión más abundante del ‘coordinador’ fue la de carpintero con Vicente Sena o Carlos Cortina. En menor cantidad, estaban otros artistas como escultores-tallistas como Jesús Salarich, ebanistas como Noguera o Ricardo Samper, abaniqueros como Manuel Verde o Bartolomé Tarín, y pintores como Manuel Sigüenza, Ferrer Calatayud o Navas Escuriet.

Las cuatro tablas de que constaba el catafalco, más las ropas y caras y manos de cera de los ninots, eran fácil de almacenar, por lo que normalmente quedaban en el taller del artista o artesano que coordinaba las tareas de construcción.

En las dos últimas décadas del siglo XIX, diferentes asociaciones recreativas y culturales como la revista La Traca o la entidad Lo Rat Penat, concedieron premios a las fallas más artísticas, guante que recogió el Ayuntamiento desde el año 1901. La concesión de premios en metálico, motivó a las comisiones falleras a contratar la realización de las fallas a artistas profesionales. A esto se sumó la declaración de San José como patrón de la Iglesia (1891) y la ampliación a dos días de fiesta fallera, 18 y 19 (1892).

La fiesta fue en ascenso en las dos primeras décadas del siglo XX, incluyendo el aumento de comisiones falleras a lo largo y ancho de la ciudad, y también de la propia provincia. Esto contrajo la necesidad de contratar a más profesionales para la construcción de las fallas. Tanto había crecido la fiesta, que en 1927 se creó el Comité Central Fallero, para unificar intereses en beneficio común de las comisiones falleras, que cada vez eran más estables.

Se amplió un día más, se creó la Semana Fallera con un programa oficial de actos comunes y genéricos, y la incorporación de la mujer y los infantiles a la fiesta. La cantidad de horas de taller que dedicaban los artistas, los llevó a tomar la decisión de fundar la Asociación de Artistas Falleros para defender sus intereses, que sería el germen del actual Gremio de Artistas Falleros.

El taller de su oficio principal, sobre todo escultores, pintores y carpinteros, seguía siendo el lugar de construcción de las fallas. Sólo la creación de la Ciudad del Artista Fallero a partir del año 1965 para los artistas falleros de Valencia, hizo que se juntasen los profesionales en un barrio en naves industriales más acordes a sus proyectos, y dedicándose casi en su totalidad a la construcción de fallas, carrozas y escenografías.

Javier Mozas Hernando es Miembro de Archivo-Biblioteca de la JCF y Associació d’Estudis Fallers.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top

Este sitio utiliza cookies para su funcionamiento interno. Si continuas navegando por él, aceptas tácitamente el uso de dichas cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar