Semana Santa

La iglesia de Santa Catalina de Valencia acompaña el Via Crucis con el toque de matraca por primera vez

La celebración de la Semana Santa nos descubre mil y un detalles, tradiciones y costumbres que han perdurado a lo largo de siglos en el riquísimo patrimonio ceremonial valenciano. Una de estas tradiciones viene de la mano de una ausencia, de un silencio. Las campanas con las que desde antaño, en la tradición cristiana, se convoca a los fieles a la eucaristía, se comunican los óbitos o se anuncian los eventos motivo de alegría, durante estos días, enmudecen hasta el Domingo de Resurrección.

Y es que hasta las campanas, que ya forman parte de nuestro archivo sonoro pegado al templo como una segunda piel, guardan respetuoso duelo por la muerte de Jesucristo en la Cruz, velando el silencio hasta el día glorioso en que el Hijo de Dios vuelva a la vida. Es entonces cuando se echan las cuerdas con las que se tañen las campanas por fuera del campanario hacia la calle, como señal de que no se pueden tocar hasta la Vigilia Pascual, con el canto de Gloria.

En este contexto emerge una figura que, en ausencia de las campanas, llena ese silencio con la matraca, elemento que debe su nombre a la palabra árabe hârraqa o hârraq, considerada onomatopéyica, y que con un ruido sordo pero muy intenso, cubre en la Semana Santa a las campanas, ya sea en desfiles procesionales o, como en este caso, al Via Crucis.

Pero en la iglesia de Santa Catalina, que se sepa, nunca antes ha sonado la matraca. Ha sido Vicent Mesa, fundador de la asociación Mestres Campaners, quien se ha subido al campanario del templo con una matraca para hacerla sonar durante el Via Crucis.

La utilizada en esta ocasión por Mesa es una matraca móvil, de tamaño más reducido que el habitual, que es propiedad suya personal.

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto de recuperación de las seis campanas que antaño coronaban la iglesia de Santa Catalina y que avanza con tesón e ilusión de estos campaneros y la ayuda de multitud de valencianos y valencianas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top

Este sitio utiliza cookies para su funcionamiento interno. Si continuas navegando por él, aceptas tácitamente el uso de dichas cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar